Raja Ampat: Donde dormir – The wild plan
ASIA DESTINATIONS INDONESIA

Raja Ampat: Donde dormir

By on 27 de noviembre de 2019

Encontrar un sitio donde dormir en Raja Ampat no es sencillo, ¡aunque tampoco imposible! En el post de hoy os explicaré como lo hicimos nosotros, qué opciones tenéis y, además, os explicaré al detalle cual fue nuestro alojamiento. Si no sabéis cómo llegar hasta Raja Ampat, visitad el post Raja Ampat: Información sobre cuando ir y como llegar.

1. ¿Qué opciones de alojamiento hay en Raja Ampat?

En Raja Ampat existen básicamente dos opciones de alojamiento: un resort o un homestay. A parte de estos dos, también hay la posibilidad de hacer ruta en barco el cual, a la vez, sirve como alojamiento. Nos centraremos en las dos primeras, ya que de esta última no tengo más información que la que he leído en otros blogs de viajes. Tan solo os puedo decir que, si optáis por esa opción, tengáis cuidado con quien váis  y que la embarcación sea suficientemente segura para navegar por el Pacífico.

Pasamos a ver las dos primeras opciones:

1.1. Resort en Raja Ampat

Existen varios resorts en la zona, y aunque me hubiera gustado haber dormido en alguno de ellos, no tuve la oportunidad ya que sus precios estaban completamente fuera de nuestro presupuesto. Y es que dormir en un resort en Raja Ampat os costará un mínimo de 350 dólares (298€) la noche para dos personas. En el precio están incluidas las tres comidas principales, merienda, agua, té y café. Cabe añadir que, con ese precio, la cabaña puede no incluir baño privado.

No os puedo hablar mucho más del tema ya que nosotros no estuvimos en ninguno de ellos, pero sí que conocimos a una pareja inglesa que había estado cuatro noches en uno de los más económicos y su crítica fue positiva.

La mayoría de resorts tienen centro de buceo y, además, tienen packs de alojamiento + inmersiones que pueden ser atractivos para los que queráis conocer las profundidades marinas de la zona.

Los resorts más conocidos son los siguientes:

1.2. Homestay en Raja Ampat

Una de las mejores experiencias que he vivido nunca. Se trata de dormir en una casita de madera, la cual tiene tan solo lo básico para dormir y descansar durante unos días. Algunas de ellas están incluso encima del mar, como la nuestra; otras están en la playa de arena. Estas casas están construidas por los propios locales y constituyen un importante negocio para esas familias.

Una noche en un homestay para dos personas os costará 350.000 IDR (unos 22€) con las tres comidas principales y merienda incluidas. Bastante diferencia respecto a un resort, ¿qué opináis?

2. ¿Cómo es exactamente un homestay?

Si creéis que no puedéis vivir sin vuestro cómodo baño con ducha de agua calentita, o que eso de no poder escoger qué váis a desayunar, comer y cenar durante días no va con vosotros; alojarse en un homestay quizás no será una experiencia demasiado satisfactoria. ¡Plantearos otra opción u otro tipo de destino!

Si por lo contrario, valoráis el hecho de estar en un sitio remoto paradisíaco, conviviendo con la gente local y no os importa prescindir de las comodidades a la cuales estamos acostumbrados, ¡seguid leyendo que os contaré más detalles!

Nuestro homestay estaba muy limpio y cuidado. Tenía dos accesos, uno desde el mar, a través de una escalera de madera, y otro desde la playa de arena, a través de una plataforma. Después, tenía una zona exterior descubierta y otra cubierta, donde había un colchón donde poder hacer la siesta, una mesita y dos taburetes. En la mesita nunca nos faltó un termo con agua caliente, tés y cafés. Dentro de la casa teníamos un colchón doble con sábanas y mantas, cubierto por una mosquitera en buenas condiciones. También teníamos una barra de madera y perchas para poder colgar la ropa, un pequeño estante y un espejo. ¡Yo me adapté rápidamente y no eché nada en falta!

El tema más delicado, quizá fue el del baño y ducha. Pensad que no existe el agua corriente, así que el váter no disponía de depósito de agua, por lo tanto no se podía tirar de la cadena. Si que hay un cubo enorme con agua para echar después de su uso. La ducha se encontraba en otra estancia, justo al lado del WC, y disponía de dos cubos llenos de agua (temperatura ambiente) y unos recipientes para hechártela por encima. Aunque parece incómodo e incluso poco higiénico, nosotros nos duchamos cada día y también hicimos nuestras necesidades sin demasiados problemas 😉

El desayuno y la merienda nos lo servían cada día en la mesita exterior de nuestro homestay. Por otro lado, la comida y cena se hacía en el comedor común, y nos avisaban de las comidas tocando una campanita. Fue en las comidas y cenas el momento perfecto para conocer a las otras dos parejas que estaban alojadas en nuestro homestay. Tuvimos mucha suerte de cruzarnos con ellos ya que pasamos momentos muy chulos e hicimos algunas excursiones juntos. Además, aprendimos un montón acerca del mundo del buceo y de la fauna submarina.

3. ¿Como sé si estoy preparado para alojarme en un homestay?

A modo resumen, antes de decidir alojaros en un homestay, esto es lo que deberíais tener en cuenta:

  • El tipo de construcción y servicios es a menudo muy básico.
  • En la mayoría de homestays, la cama es un colchón en el suelo. Algunos si que tienen somier.
  • La electricidad suele estar reservada para unas horas durante la tarde o noche. Es el momento de cargar todos los dispositivos.
  • Muy pocos homestays tienen internet disponible, y menos en donde sea gratuito.
  • Todos los homestays incluyen en el precio 3 comidas diarias y agua, té y café ilimitado.
  • No hay aire acondicionado en los homestays.
  • No se puede comprar alcohol en los homestay ya que no tienen licencia para hacerlo. Si queréis llevaros alguna cerveza o botella de vino, deberéis conseguirla en Waisai.
  • Todas las camas están protegidas con una mosquitera.
  • No existe una ducha tal y como la conocemos nosotros. Encontraréis un cubo lleno de agua y un cazo para recoger el agua y echárosla por encima.
  • Lo mismo con el WC. Lo más normal es que el WC no tenga cisterna por lo que deberéis echar agua con un cazo tras realizar vuestras necesidades.
  • No encontraréis restaurantes con una carta donde escoger lo que más os apetezca.
  • El servicio de habitaciones no tiene por que estar incluido. En nuestro caso, si que puedo decir que cada día nos hacían la cama.

Si pensáis que alguno de los anteriores puntos es indispensable para vosotros, definitivamente un homestay no es para vosotros.

4. ¿Cómo escoger un homestay y cómo realizar una reserva?

Podéis consultar toda la oferta de homestays visitando la web Stay Raja Ampat. Una vez dentro, podéis hacer una búsqueda filtrando por zona, rango de precios o actividades ofrecidas. Además, encontraréis opiniones de viajeros anteriores, por lo que os será muy útil a la hora de decidiros por vuestro homestay.

La verdad que nosotros tuvimos claro qué queríamos y qué no. Buscamos un homestay con buenas críticas en cuanto a la comida; es decir, que fuese buena y variada ya que una vez allí no hay opción de ir a ningún restaurante si os quedáis con hambre. También queríamos que nuestra casita de madera estuviese encima del agua (over-water bungalow) y que el entorno fuese de aguas tranquilas; no queríamos estar en mar abierto. Eso nos llevó a escoger el homestay Beser Bay, el cual se encuentra en una bahía preciosa.

Una vez hayáis escogido vuestro homestay, deberéis hacer la solicitud de reserva online. Tened en cuenta que hacer dicha solicitud no significa que ya tengáis la reserva confirmada. En un máximo de 48 horas deberán daros una respuesta. Si en 48 horas no han dicho nada (pensad que muchas familias de allí no tienen internet a diario como nosotros), la solicitud se anulará por defecto y recibiréis un correo explicándoos qué hacer. A nosotros nos pasó exactamente eso. ¡Pero teníamos tan claro que queríamos ir allí que hasta que no lo conseguimos, no paramos! Volvimos a hacer la solicitud de reserva e incluso enviamos un sms para contactar con ellos (sí, un mensaje de texto móvil como antiguamente). Finalmente, y con mucha paciencia, ¡conseguimos nuestra reserva!

Puede ser que una vez os confirmen la solicitud, os hagan hacer una transferencia como reserva. No fue nuestro caso. De hecho, no pagamos nada hasta el día antes de volver, una semana después de llegar allí. Pensad en llevar suficiente efectivo ya que lo más normal es que no tengan ningún terminal con cobertura para poder pagar con tarjeta de crédito.

Ya para terminar, también podéis consultar la oferta de alojamientos en booking. Por lo que he visto, aparecen algunos resorts y homestays. Vosotros elegís la plataforma que más os guste.

¿Qué os ha parecido? ¿Iríais a un resort o a un homestay? ¡Espero vuestros comentarios!

Si os ha gustado, ¡no olvidéis compartir el post con vuestros amigos y familiares! ¡Gracias!

¡Sois de gran ayuda! 🙂

Y si queréis saber qué actividades hicimos nosotros allí, leed el post Raja Ampat: Qué actividades hacer.

Por último, no olvidéis contratar un seguro de viaje para vuestra próxima aventura, ¡aquí tenéis un 5% de descuento para vuestro seguro iati!

 

 

 

 

 

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Marina
Barcelona

Hola, mi nombre es Marina y este es mi diario de viajes y gastronomía. ¡Bienvenid@! Aquí encontrarás planes de todo tipo, desde un buen restaurante japonés donde ponerte al día con tu mejor amiga, a un viaje de 21 días por Indonesia, pasando por una escapada por Europa. ¡Sígueme y quédate con algún wild plan!

Suscríbete a la newletter

Entradas recientes

Búsqueda