12 cosas que ver y hacer en Venecia en dos días – The wild plan
DESTINATIONS EUROPA ITALIA VENECIA

12 cosas que ver y hacer en Venecia en dos días

By on 26 de marzo de 2019

Compuesta por más de 120 islas unidas a través de puentes, Venecia es para muchos la ciudad de los canales y el Carnaval. La ciudad sufre periódicas inundaciones cada año debido al fenómeno Acqua Alta. Se conoce como Acqua Alta a la subida del nivel del mar Adriático por el cual la marea sube 90 centímetros sobre el nivel normal. Las primeras zonas que se inundan son la Plaza San Marcos y las callejuelas adyacentes, al encontrarse en la zona más baja de la ciudad. Cuando esto sucede se colocan unas pasarelas para que los peatones puedan circular y se puede ver a los venecianos salir de su casa con sus botas de agua. Aun así, en el Carnaval de 2018 Venecia se quedó sin agua en los canales durante varios días, dejando a muchas zonas incomunicadas por sus canales al ser el nivel del agua insuficiente para la circulación de barcas y góndolas. El motivo podría ser consecuencia del fenómeno astronómico de la super luna, además de una mala gestión de las aguas por parte del gobierno.

Visitar Venecia en dos o tres días es perfectamente posible y por este motivo os dejo con 12 planes para conocer esta maravillosa ciudad italiana.

1. Comer un buen plato de pasta

Italia es conocida por su pizza y pasta. ¡Aprovechad la ocasión para saborear un buen plato de pasta! La verdad es que en prácticamente la mayoría de locales la pasta huele y tiene una pinta espectacular.

Típico plato de pasta en Venecia

2. Subir a la torre del Campanile y observar las vistas panorámicas de Venecia

La torre del Campanile se encuentra en la Plaza San Marcos y tiene 99 metros de altura. ¿Por qué no se llegó a los 100 metros? Eso es un dato que desconozco, pero lo que está claro es que estos 99 metros son más que suficientes para observar Venecia desde todas las caras del campanario e incluso si el día está claro se podrá observar la isla de Murano. Desde lo alto os propongo que contempléis la misma plaza de San Marcos, la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal y el Puente de la Libertad (es el que conecta Venecia con el continente).

El Campanile empezó siendo un faro en el año 1173 y la torre actual es una réplica de la original. Tanto la subida como la bajada se realiza mediante un ascensor donde caben unas 14 personas. El precio de la entrada para subir a la torre es de 8€ y los podéis pagar directamente en la taquilla de la entrada. Nosotros tuvimos que hacer una cola de unos 40 minutos, pero la verdad que mereció la pena.

Plaza San Marcos y la isla de Giudecca al fondo desde lo alto del Campanile

Torre del Campanile

Tomando fotos desde el Campanile

3. Dar un paseo en Vaporetto por el Gran Canal

Los vaporettos son los autobuses acuáticos que utilizan tanto locales como turistas para desplazarse por Venecia. Las más de 20 líneas existentes conectan los distintos puntos de Venecia y sus islas de Murano, Burano, Lido, entre otras. El tique sencillo de sólo ida cuesta 7,5€ y se puede comprar en cada parada de los vaporetto o bien en cualquier estanco que tenga las siglas ACTV. Antes de subir deberéis validarlo en las máquinas dispuestas en el muelle. Si pensáis que vais a realizar muchos trayectos en vaporetto os recomiendo que valoréis la opción de comprar una tarjeta de transporte ilimitada por uno, dos o más días. Los precios de la tarjeta de transporte ilimitado de 24h tiene un coste de 20€, la de 48h cuesta 30€, la de 72h cuesta 40€ y si pensamos visitar la ciudad por un total de siete días, el coste será de 60€.

Nosotros recorrimos parte del Gran Canal al coger un vaporetto para visitar las islas de Murano y Burano. No cogimos ninguna de las tarjetas de transporte ilimitado ya que nos gusta patear y la ciudad no es tan grande como para usar el vaporetto a menudo.

Encontraréis un mapa con todas las líneas de vaporetto aquí.

Si tenéis dudas acerca de los otros medios de transporte disponibles en Venecia, podéis consultarlos aquí. 

4. Dar un paseo en góndola

Si lo que queréis es dar un paseo en una góndola por los canales de Venecia preparad 80€ por un paseo de unos 35 minutos. Si no os importa compartir la góndola con hasta 6 personas y dar el paseo junto a otros turistas, os podéis mirar esta opción económica de góndola compartida. Por 32€ podréis recorrer parte de los canales desde otro punto de vista.

Canal con góndolas

5. Comprarse una máscara molona y pasear por Venecia

Si Venecia es famosa por algo es por su Carnaval y las máscaras de todo tipo que lucen en escaparates de cualquier callejuela. Encontraréis máscaras desde los 10€, hechas con distintos materiales, por lo que, si queréis llevaros una de recuerdo, seguro que encontraréis la vuestra. Como nuestro viaje coincidió con el Carnaval, no lo pudimos evitar y tras comprarnos una máscara cada uno, paseamos por todo Venecia con ellas puestas. ¿Qué os parece? Claro que no pudimos competir con aquellos que iban disfrazados de pies a cabeza. Es precioso contemplar cómo se visten de época, pasean y posan para todo tipo de fotógrafos. ¡Se nota que lo disfrutan más que nadie!

Tienda de máscaras venecianas

Disfrutando del Carnaval veneciano

Carnaval en Venecia

6. Tomar una copa de Spritz en una terraza

Esta bebida es originaria de Venecia y los locales suelen tomarla antes de la comida o cena en el conocido aperitivi (nuestro aperitivo). Se trata de un vermut compuesto de vino blanco, agua con gas y Aperol o Campari.

7. Pasear por la inmensa Plaza de San Marcos

Por más que la había visto en numerosas ocasiones en fotos o películas, la plaza San Marcos es todavía más grande de lo que pensaba. No os podéis imaginar el magnífico ambiente que había en la plaza el fin de semana de Carnaval. Es uno de los puntos de la ciudad donde montan un espectáculo para toda la familia. No falta el humor, la música y hasta un equilibrista que se lanza desde lo alto de la torre del Campanile.

Plaza San Marcos desde el Campanile

8. Visitar la Basílica de San Marcos

La entrada a la Basílica de San Marcos es gratuita, pero si tendréis que pagar para visitar el Museo de San Marcos (5€), el Tesoro (3€) y la Pala de Oro (2€). Nosotros tan solo hicimos la visita express y gratuita para ver el interior de la Basílica.

9. Dejarse el mapa en la habitación y perderse por los callejones y sus canales

Vale, acepto que desde que tenemos internet gratis en el móvil en toda Europa, los mapas de papel han perdido su protagonismo. No hay nada mejor que poner la dirección del restaurante que has reservado para cenar y que google maps te indique el camino más corto para llegar. Pero cuando se trata de descubrir un lugar nuevo, os aconsejo que deambuléis por las calles sin mapa ni móvil, y que os dejéis llevar por vuestra intuición hasta que, seguramente estaréis perdidos y no sepáis en qué punto estáis. Es entonces cuando os dejaréis sorprender por ese lugar. ¿Qué me decís?

Canal de Venecia

10. Tomar una foto desde lo alto del Puente de Rialto

El puente de Rialto es un gran puente que cruza el gran canal y es famoso debido a que es el más antiguo de Venecia. Cruzarlo en época de gran afluencia de turistas puede resultar agotador. Hay incluso tiendas en lo alto del puente. Una foto muy famosa es la que podréis tomar desde uno de los dos lados del puente. También podréis fotografiar el puente desde lo lejos y conseguiréis una foto preciosa.

Vistas del Gran Canal desde el puente de Rialto

11. Visitar las islas de Murano y Burano

Son dos islas situadas en el archipiélago veneciano que merece la pena visitar. Murano es una pequeña isla a poco más de 1 km de Venecia conocida por el vidrio, en particular sus lámparas de vidrio. Para llegar podéis tomar un vaporetto de la línea 3 desde una de las estaciones del Gran Canal y en unos 15 o 20 minutos llegaréis a Murano. Una vez allí tenéis la opción de visitar una fábrica de vidrio o bien pasear por su calle principal, repleta de tiendas con lámparas, vasos y figuritas de vidrio.

Burano, a 7 km de Venecia, es famosa por sus casitas de colores y su campanario torcido, el cual se puede observar desde lejos (fijaros cuando os estéis acercando con el vaporetto). Existe la leyenda de que las casas son de colores debido a que los marineros las pintaban así para encontrarlas fácilmente en los días de niebla intensa. Hicimos muchísimas fotos con las paredes coloridas de sus casas. Para llegar a Burano cogimos un vaporetto de la línea 12 desde la estación de Faro de Murano. Remarcar que la estación a la que nos dejó el vaporetto de la línea 3 fue la estación llamada Colonna (distinta a la estación donde coger el número 12), por lo que nos obligaron a todos a recorrer parte de la isla de Murano para ir a buscar el vaporetto que nos llevaría a Burano. Me huele a mí que lo hacen para así obligar a los turistas a visitar Murano sí o sí, y si algunos pican y compran algún recuerdo de vidrio pues ya ha merecido la pena. Nuestra idea era ir directamente a Burano, pero debido a este hecho visitamos ambas islas. Para volver desde Burano a Venecia cogimos un vaporetto de la línea 9 que nos llevó directamente a la estación Fondamente Nove de Venecia.

Casas de colores de Burano

Paseando por las calles de Burano

12. Disfrutar de la gastronomía local en un buen restaurante veneciano

Como ya sabéis, una de la parte que más disfrutamos cuando viajamos es la hora de las comidas. Procuramos reservar alguna cena a un restaurante local con buenas críticas y así degustar la gastronomía local. ¡Esta vez reservamos mesa para las dos cenas desde Barcelona y la verdad que acertamos! La Osteria Anice Stellato es un restaurante que se encuentra en el barrio de Cannaregio, lugar donde nos alojamos durante nuestra visita a la ciudad. Se trata de un barrio tranquilo donde aún viven los venecianos que no han decidido huir de Venecia. Es, por lo tanto, un restaurante lejos de la zona turística, con ambiente íntimo y que ofrece comida de calidad. Todos los platos están muy elaborados y condimentados. Decir que allí probé el mejor tartar de la historia.

El otro restaurante al que acudimos a cenar es el Estro, en el barrio del Dorsoduro y lejos de la zona con más bullicio. El local es moderno y el ambiente es cálido. Se trata de un local donde ofrecen una gran variedad de vinos y platos de embutidos, carne, pescado y hasta alguna pasta. El servicio fue algo lento, aunque tampoco teníamos ninguna prisa.

Tartar en la Osteria Anice Stellato

Pulpo con lentejas en la Osteria Anice Stellato


Os animo a que visitéis Venecia en invierno, si puede ser durante las semanas del Carnaval, ¡mejor! Hay gente, pero tampoco fue agobiante y poder patear la ciudad sin el calor sofocante de los meses de verano fue todo un acierto.

 

¡Hasta pronto!

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Marina
Barcelona

Hola, mi nombre es Marina y este es mi diario de viajes y gastronomía. ¡Bienvenid@! Aquí encontrarás planes de todo tipo, desde un buen restaurante japonés donde ponerte al día con tu mejor amiga, a un viaje de 21 días por Indonesia, pasando por una escapada por Europa. ¡Sígueme y quédate con algún wild plan!

Suscríbete a la newletter

Entradas recientes

Búsqueda